Viaje a Escocia


Viaje a Escocia a tu aire Viaje a Escocia a tu aire

Viaje a Escocia a tu aire

Fly & drive de Edimburgo a las Tierras Altas

Duración: 8 días
VIAJE PRIVADO: Min.2

EDIMBURGO Y LAS TIERRAS ALTAS

El viaje a Escocia a tu aire es una aventura en estado puro. Después de visitar Edimburgo, la capital del país, recorreremos en coche todo lo mejor de las Highlands, las Tierras Altas de Escocia.

Nos esperan pueblos encantadores como Crail o Culross; lugares históricos como Glencoe o Culloden; paisajes mágicos como los Trossachs, la isla de Skye o Wester Ross; y ciudades centenarias como Stirling o St. Andrews, la cuna del golf. Y por supuesto visitaremos destilerías, recorreremos el Lago Ness e intentaremos descubrir fantasmas en las mansiones señoriales de la Ruta de los Castillos.

ITINERARIO

Día 1 / CIUDAD DE ORIGEN – EDIMBURGO

Volamos a Escocia. A la llegada a Edimburgo recogeremos el  coche de alquiler que tendremos a nuestra disposición durante toda la semana. Check-in en el hotel seleccionado en el centro de Edimburgo y resto del día libre para empezar a disfrutar de la capital de Escocia.

Día 2 / EDIMBURGO

Día completo para visitar a nuestro aire las principales atracciones de Edimburgo. La ciudad está dominada por un imponente castillo, de visita obligada, testimonio de la larga historia del país y sede de las joyas de la corona escocesa.

Recomendamos bajar después por la calle “Royal Mile” que conecta el castillo con el palacio de Holyroodhouse, que se puede visitar y es la residencia oficial de la reina en Escocia.Por el camino descubriremos alguno de los edificios más importantes de la ciudad, como la Catedral de St. Giles.

Por la tarde podremos visitar alguno de los museos más destacados como la “Galería Nacional de Escocia” o el espectacular jardín botánico. Otra opción, con el coche, es visitar la ciudad nueva, donde destaca la arquitectura de sus plazas (Charlotte Square y St. Andrews Square). Podremos vivir el atardecer, en la colina de Calton Hill, junto al monumento nacional. Allí podremos disfrutar de unos panoramas soberbios sobre Edimburgo.

DÍA 3 / STIRLING – TROSSACHS – GLENCOE

Comenzamos nuestra ruta por Escocia con el coche. Sugerimos salir hacia el norte cruzando el fiordo de Forth para poder ver el “Forth Bridge”. Inaugurado en 1890, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y símbolo de Escocia.

Con una longitud de 2.5 Km. y unas delicadas formas en metal es una obra maestra de la ingeniería civil, y uno de los puentes para ferrocarril más hermosos del mundo. Continuamos hasta Culross, a poco menos de una hora del centro de Edimburgo. Se trata de un pequeño pueblo restaurado y totalmente preservado tal como era en el siglo XVI. Pasear por sus callejuelas es un verdadero viaje al pasado.

Seguimos hasta Stirling, lugar en que William Wallace, el guardián de Escocia, se batió en gloriosa batalla en 1297. Hoy en día se puede visitar su castillo, la más poderosa de todas las fortalezas que dominan las llanuras del sur de Escocia. El centro de la ciudad es muy agradable para pasear entre edificios históricos y un buen lugar para comer algo antes de seguir ruta.

Al salir de Stirling tendremos un primer contacto con los míticos paisajes verdes escoceses, mientras cruzamos la región de los Trossachs. Es un lugar idílico, con hermosos lochs (lagos) entre colinas boscosas. Un paisaje suave en la ascensión a Glencoe, que nos conducirá a paisajes arquetípicos escoceses. Altas montañas rodean este valle desolado de belleza dramática. Aquí tuvo lugar la masacre de Glencoe.

Al otro lado del puerto, en el pequeño pueblo de Glencoe llegamos al mar. De allí conduciremos siguiendo la costa hasta llegar a Fort William, a los pies del Ben Nevis, la montaña más alta de Gran Bretaña.

Día 4 / ISLA DE SKYE – COSTA OCCIDENTAL

Hoy es un día largo, conviene madrugar para ir sin prisas y disfrutar de la ruta cruzando los paisajes más hermosos de Escocia. Empezaremos tomando la famosa “Ruta de las Islas” que nos conducirá hasta Mallaig, el pueblo de salida del ferry que lleva a la Isla de Skye. Los ferrys salen aproximadamente cada hora y el recorrido es de 45 minutos. La navegación, cruzando el “Sound of Sleat” es majestuosa.

Skye, corazón de la Escocia gaélica, es una isla muy hermosa. Vale la pena dar un rodeo por el sur para visitar la zona de los Montes Cuillin. Las mejores vistas las obtendrá desde Sligachan o, para algunos mejor, desde Elgol a través del Loch Scavaig. La salida de la isla es por un puente (de peaje) que le llevará a Kyle of Lochalsh entre vistas espléndidas.

Este es un buen lugar para comer. No podemos dejar de acercarnos al vecino castillo de Eilean Donan. Es, seguramente, la mejor foto que podrá tomar de un castillo medieval escocés.

Desde Kyle podemos ir directos a Inverness en poco más de hora y media. Recomendamos el rodeo por “Wester Ross” la ruta costera occidental que ofrece algunos de los paisajes más hermosos de Escocia. La ruta pasa por las cascadas Victoria, el hermoso Loch Maree, pintorescos pueblos, los jardines botánicos de Inverewe, etc.

Un buen lugar para parar a estirar las piernas son las cascadas de Measach, que con casi 50 m de caída libre, encuadradas por las montañas de las Tierras Altas, son un extraordinario espectáculo. Desde las cascadas la ruta continúa hasta Inverness donde pasaremos la noche.

Día 5 / INVERNESS – LAGO NESS

Hoy dedicaremos el día completo a descubrir Inverness, la capital de las Tierras Altas de Escocia. La ciudad tiene un centro histórico compacto y agradable que bien merece un paseo.

Pero la actividad estrella del día es recorrer el valle de Great Glen cuya carretera discurre paralela al Loch Ness, sin duda el lago más misterioso del mundo. Los paisajes son espléndidos, ya sea conduciendo a lo largo del lago o navegando con uno de los numerosos barcos turísticos.

En ruta de Inverness hay dos paradas imprescindibles a orillas del Loch Ness: La primera para visitar el “Loch Ness Center & Exhibition” para saber todo sobre el lago y su famoso monstruo. La segunda para visitar el castillo de Urquhart, cuyas ruinas son de las más fotogénicas de Escocia.

Se puede regresar a Inverness por el otro lado del lago, tendremos vistas completamente distintas. Antes de llegar a Culloden, si hace bueno se puede tomar un desvío hacia Aviemore. Esta pequeña ciudad es la capital de montaña de Escocia, ideal para el senderismo y para esquiar en Cairngorm (en invierno). En verano se puede subir en funicular a la cima de la montaña y disfrutar de las mejores vistas “alpinas” de Escocia.

Culloden fue sede de la última gran batalla entre ingleses y escoceses, en 1746. Hoy en día puede visitarse un atractivo centro de interpretación de la batalla.

Día 6 / INVERNESS – ABERDEEN

Hoy nos adentramos en los Montes Grampian. Un idílico paisaje de media montaña, repleto de riachuelos y pequeños pueblos, que esconde las mejores destilerías de Whisky de Malta del mundo.

La Ruta del Whisky que proponemos es seguir por Marypark, Drumin y Dufftown, por las distintas destilerías que pueden visitarse para conocer el proceso de elaboración del “agua de la vida”, y poder catar y comprar sus excelentes productos. Hay más de una docena de destilerías abiertas al público. Las más recomendables serían: la de Glenlivet o la de Glenffidich.

Dejamos la ruta del Whisky para tomar la Ruta de los Castillos. Otra ruta turística escocesa de gran relevancia que nos llevará, por maravillosos paisajes, a conocer alguno de los castillos más interesantes del país. Una parada recomendada sería Craigivear, un castillo de cuento, que con su forma de torre se integra en el bello paisaje. Es uno de los mejores ejemplos de castillo de un noble escocés.

Una segunda parada recomendada es el castillo de Crathes. La visita a este señorial edificio es ideal para descubrir el modo de vida de los señores escoceses de los siglos XVI y XVII. De paso podemos intentar descubrir el fantasma de la célebre “Dama de Verde”. Los jardines de Crathes están reconocidos como unos de los más hermosos entre los jardines de castillos de Escocia.

De Crathes hay una corta distancia hasta Aberdeen, la dinámica ciudad portuaria y capital del petróleo del mar del Norte. Tiene un casco viejo interesante para pasear en el que destaca la catedral y el King’s College.

Día 7/ ABERDEEN – ST ANDREWS – EDIMBURGO

Es el momento de volver hacia el sur de regreso a Edimburgo. Una primera parada, puede ser el pueblo de Stonehaven donde se encuentran las fotogénicas ruinas del castillo de Dunottar.

Ocupa un lugar único, de gran romanticismo, sobre un espolón rocoso inexpugnable y rodeado de mar por tres costados. Pero si estamos cansados de ruinas podemos optar por el castillo de Glamis, perteneciente a la familia de la reina madre y situado cerca de Forfar.

St. Andrews es famoso en el mundo entero por ser la meca del golf pues aquí se encuentra el “Old Course”, el campo de golf más prestigioso del mundo. Además es una de las villas más bonitas de Escocia y la ciudad universitaria por excelencia del país. Podremos pasear por la costa, para ver los campos de golf, y visitar los “colleges” universitarios del siglo XV, así como las místicas ruinas de la Catedral de St. Regulus.

Antes de regresar a Edimburgo recomendamos un pequeño rodeo para visitar Crail, el pueblo de pescadores con más encanto de Escocia. Ideal para pasear por el casco viejo, el puerto o el barrio alto, alrededor de la plaza del mercado.

Crail es también el inicio del tramo de costa conocido como “East Neuk”, una bella ruta costera que pasa por pueblos de pescadores encantadores como Ansruther, Pittenweem y St. Monance, en el camino de vuelta a Edimburgo.

Día 8 / EDIMBURGO – CIUDAD DE ORIGEN

Desayuno y tiempo  libre para efectuar las últimas compras hasta la hora indicada de devolución del coche de alquiler en el aeropuerto de Edimburgo, para tomar el vuelo de regreso a casa.

Fin del viaje a Escocia a tu aire.